LO QUE DEBES SABER

Las principales fuentes de financiamiento para la educación superior son gratuidad, becas y créditos que entrega el Estado, a través del Ministerio de Educación. Están dirigidas a las personas que requieran de apoyo financiero para realizar o continuar sus estudios superiores.

Para postular, quienes ingresan a primer año en la educación superior deben completar el Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (FUAS) a través del cual se puede postular a gratuidad, a la mayoría de las becas y a todos los créditos del Estado. Los beneficios que tienen un proceso de postulación diferente son las becas Vocación de Profesor y de Reparación.

En el caso de los beneficios que entrega cada institución, la información debe ser revisada en sus respectivas páginas web, o en el caso de las Universidades pertenecientes al CRUCH y las adscritas al Sistema Único de Selección, en la publicación oficial del Consejo de Rectores que se edita en un medio de circulación nacional denominada Servicios y Beneficios Universitarios.

En el caso de Gratuidad, podrás acceder a un beneficio que te permitirá no tener que pagar ni la matrícula ni el arancel por la duración formal de tu carrera. En los otros casos, deberás fijarte en los montos que cubren las distintas becas y créditos y en los requisitos para postular y acceder a ellos. Debes tener en cuenta que podría existir una diferencia entre el arancel de referencia (es el que monto que cubre la beca o el crédito), y el valor real de la carrera, en la institución de tu elección, ya que dicha brecha debe ser financiada por ti.

Es importante tener en cuenta esa brecha, al momento de matricularse en una institución. Por lo general, la diferencia entre un valor y el otro es mayor en universidades y es menor (incluso puede no haber diferencia) en institutos profesionales y centros de formación técnica.

La Gratuidad financia matrícula y arancel por la duración formal de la carrera, a estudiantes provenientes de los hogares pertenecientes al 60% de menores ingresos del país y que se matriculen en las instituciones de educación superior adscritas a esta política pública.

Una beca es un apoyo económico para financiar parte del costo de tus estudios, generalmente asociado al mérito académico y condición socioeconómica. Dichos recursos no deben ser devueltos al egresar u obtener el título.

Los créditos son préstamos que ayudan a cubrir parte del costo de los estudios, se entregan a través de una institución de Educación Superior – o con el respaldo del Estado (en el caso del Crédito con Aval del Estado). Se otorgan en UTM (Unidad Tributaria Mensual) o UF (Unidad de Fomento) y tienen un interés anual del 2%. A diferencia de las becas, esos recursos deben ser devueltos después de egresar o titularse, en plazos que van desde 10 hasta 20 años, dependiendo del valor de la deuda.